I'M DOING IT WRONG Avatar

Me siento mal porque no me robaron. O algo así.

Fueron unos 40 minutos de pura tensión…. y algo de miedo, pero cuando me liberé de ellos, primero me sentí aliviada, después… sentí que la paranoia me estaba comiendo las neuronas. Tuve que consultar con mis amigas a ver si estaba loca o estaba en lo correcto. 

Me dijeron que hice bien, que tenía razón… pero eso no ayudó a que me sintiera mejor, al contrario.

Continue reading…

Oculus, Faceboook y Unicornios inexsistentes

En los últimos días estuve leyendo bastante sobre la compra que hizo Facebook de Oculus, pero fue hoy a la mañana, mientras me peinaba y escuchaba una entrevista a Aldous Huxley, cuando realmente me cayó la ficha de lo horrible que puede ser el futuro, cuando la tecnología está en las manos equivocadas. 


No voy a ir directamente al grano. Voy a ir mostrando como fue escalando mi pensamiento, cómo mis reflexiones fueron mutando de ser una pavada, a convertirse en una pesadilla tecnológica de la cual no quiero ser parte. Nunca.

Continue reading…

Reflexiones de una Ex-Community-Manager

FUN FACT:

Desde que dejé de ser Community Manager (desde enero), noto que estoy empezando a odiar las redes sociales cada día más. Empezando por Facebook.
Noto que los contenidos ya no me divierten, ni me informan, ni me nutren (?). Nada.
Al contrario, me aburren y me desconcentran.

Continue reading…

Un mundo hackeado

En mi súper misión de leer un libro por semana, hoy terminé con "La Ética del Hacker y el espíritu de la era de la información" de Pekka Himanen.

Lo primero que voy a decir es que el libro es increíble.

Lo segundo es que no me sorprendió *tanto*, porque casi el 99% del contenido del libro, lo charlamos siempre en las reuniones con Wazzabi.

Lo tercero, es que me deprimió un poco. 

Lo cuarto, es que me llena de esperanza y me hace sentir menos sola.

Continue reading…

Perdón

No sé como escribir esto sin que se me haga un nudo en la garganta. Pero lo tengo que hacer, porque me pesa muchísimo y esta es la única manera que encuentro de aliviar ese peso horrendo en la espalda. 

Continue reading…

Ultra aventuras

Antes de empezar a contar todo, quiero que sepan que lo mejor está al final y que me voy a apurar para llegar, digo, por si no se entiende mucho todo lo que viene antes.

Ayer fue el primer día de Ultra Buenos Aires, una… ¿fiesta? De la que me enteré porque los carteles están frente al trabajo y porque, en una cena familiar, mi hermana de 17 le preguntó a mi mamá si podía ir, recibiendo una respuesta negativa, claro. 

No iba a ir porque no era de mi interés, aunque la música que pasan me gusta. Pero por esas vuelteretas locas de la vida me terminaron enganchando para ir, no un día, si no dos.

Al principio, cuando me enteré que iba estaba muy emocionada y, como siempre me pasa, la emoción se transformó en paja antes de arrancar y estuve a punto de bajarme… menos mal que no lo hice.

Continue reading…

El secuestro

Estoy escribiendo esto a las 5 de la mañana porque no creo que pueda volver a dormir aunque falten dos horas para que suene la alarma.

El teléfono de línea me despertó hace veinte minutos y es la razón de mi repentino insomnio.

En plena oscuridad vi como se prendían y se apagaban las luces del teléfono, mientras lo dejaba sonar. Riiiing, riiiing, riiing, y yo inmóvil en mi cama.
Una vez que paró, prendí una luz, me levanté, recorrí la casa y volví a acostarme, mirando el techo con los ojos abiertos como dos platos gigantes y bastante miedo.
Y después de 5 minutos… Bastante enojo.

Continue reading…

Raíces

Los domingos a la noche son para deprimirse o pensar boludeces o ambas. 

Yo siempre termino cayendo en las dos. 

Es raro igual, porque generalmente siempre son los mismos pensamientos una y otra vez.

Mientras miraba departamentos, sin que me convenza ninguno, empecé a pensar otra vez en que me molesta vivir acá. No porque Argentina sea un país que odie, no pasa por ahí, pasa porque estuve tanto tiempo acá (24 años) que ya me aburrí…

Continue reading…

3 cosas que aprendí en menos de 24 horas

No nací para no entender las cosas. Creo que ya lo dije varias veces, pero realmente odio no entender por qué pasa lo que pasa, en todos los aspectos de la vida. Desde lo más tonto, a lo más grave.

No importa si vienen de un animal, de una computadora o de un humano. Tengo la imperiosa necesidad de saber cómo pasa cada cosa y por qué. Esta es la razón, creo yo, por la cual maquino muchísimo todo. Porque al no encontrar un por qué que me convenza o que sepa que es real y 100% verificado… empiezo a inventar razones por las cuales los hechos se dieron así. Y no está bien, pero no puedo evitarlo.

En las últimas 24 horas hice un click importante y esto cambió un poco:

Continue reading…

¿Cómo conocemos a las personas hoy?

No sé por qué, mirando el capítulo 12 de The Blacklist, me acordé de una conversación que tuve con alguien el año pasado.

En la conversación ese alguien me contaba que un amigo o amiga suyo, (no recuerdo el sexo) se quejaba de que andaba soltero/a y que no conocía gente para salir.

La respuesta de ese alguien al dilema de su amigo/a fue algo como:

"Y no sé… hacé algo… comentá estados de Facebook".

WAT?!

Ok, si bien dudo que la frase haya sido exactamente así, estoy segurísima que venía por ese lado. 

Siendo una persona que conoció y conoce miles de personas por internet, me parece muy raro que “nuestra” primera respuesta a la pregunta de cómo conocemos a alguien nuevo sea Facebook. 

No internet en general… Facebook.

Esto confirma un poco mi teoría de que desde que Facebook llegó a Internet (?) se creó como una burbuja en la que todos estamos ahí y nos movemos ahí y nos olvidamos del resto. Lo mismo con Twitter. 

A veces me da la sensación de que son como grandes espacios comunes a los que llegamos y estamos ahí entre todos, paseando y viendo estupideces todo el tiempo, que nos acotan un poco (bastante) la visión de Internet… y del mundo. ¿Me explico?

Más allá de esta estupidez, lo que me preocupa es que nos acostumbremos a dar ese primer acercamiento… por acá. Es más fácil, si es verdad, pero… ¿no estaría bueno que vuelva la moda de conocer gente desde el minuto 0 cara a cara? 

Bah no sé, estoy escribiendo pavadas.