Wonderboluda

Esto empieza así, yo me subo al 152 muy molesta porque tengo que viajar con gente, sumale a eso que hace calor. No estaba molesta, estaba de MUY mal humor, asi que decidí prender el iPod y fundirme en la música olvidando que estaba rodeada de apestosos humanos.

Todo iba pipí-cucú hasta que llegó la mina que me arruinó el día. Abrió la boca y soltó un pedido pelotudísimo que me hizo volver a la realidad tan de golpe que me dolió.

El 152 estaba hasta las tetas de gente, y como ellos no saben como distribuirse bien en los colectivos, asi como no saben viajar en subte, ni caminar con paraguas en la calle, estabamos todos incómodos. En eso se sube una señora mayor. La señora en vez de ser inteligente y reclamar alguno de los primeros asientos que estan adelante de todo, decidió qque era de abuela más cool cruzar todo el mar de gente y llegar casi al fondo del transporte.

Entonces, una señorita que nunca entendió la regla más importante de viajar en transporte público, la cual es: “Si usted no va a bajar en las próximas dos paradas, por favor, bajo ningún aspecto bloquee las puertas”, se quiso hacer la valiente, la canchera, la Cynthia Hotton y le pidió a un pibe que estaba durmiendo en la fila de asientos individuales, a como cuatro (4) asientos de distancia, que le dejara el lugar a la señora mayor, asi la señora mayor tenía que volver a cruzar un mar de gente para sentarse, mientras que todas las señoras que estaban antes de ese lejano asiento, no fueron capaces de pararse y decirle a la señora: “Tome, señora, sientesé, pero la próxima vez, sea un poco más piola y reclame su asiento adelante, porque le corresponde”. En cambio decidieron ser flor de conchudas, como casi siempre, y joder no sólo al pibito que estaba mega dormido, no sólo a la señora mayor que tuvo que hacer malabares para llegar a sentarse, si no a todos los pasajeros que estaban en el medio viajando como sardinas en latadas. En un mundo perfecto, a alguna mujer se le hubiese prendido la lamparita y hubiese pensado algo como, ¿Para qué vamos a molestar al pibe que esta dormido y, principalmente lejos, cuando yo me puedo levantar?

Hola mujeres, dejen de ser tan forras, estamos en el 2010, ese cuentito de que los hombres tienen que dejarte el asiento es sólo una excusa para ocultar lo arpías que son a veces. Si una persona con movilidad reducida se sube al subte o al colectivo, no esperes a que un hombre se levante para dejarle el asiento, levanta tu culo lleno de celulitis, sé buena persona y dejá vos el asiento, porque te informo el tipo que sale del laburo a las 7 de la tarde o el pibe que va a la facultad, está tan cansado como vos y la coronita que pensás que tenés puesta es invisible, nadie la ve.

Share

Recommended Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *