404

404

El otro día @sergiofruto tiró algo en twtiter, con lo que me súper identifiqué:

Si lo pensas mucho y dudas, te terminas equivocando. Si no lo pensas, sos impulsivo y la pifias. Odio haber nacido sin grises.

Cuando lo leí mi reacción fue, “no lo puedo creer…”

La segunda, “…ESO ES LO QUE ME PASA A MI!!!!!”

 

Me dí cuenta que pienso de dos formas distintas:

– Me enredo porque analizo mucho.

– Me aburrí de enredarme y analizar tanto, así que actuo impulsivamente.

No importa de que manera opere mi cerebro, (casi) siempre termino haciendo lo mismo… la cago.

De verdad me asombra muchísimo la capacidad enorme que tengo para cometer errores y arruinar todo siempre. Ahora que lo pienso, cada vez que me sale algo bien, debería hacer una fiesta.

No, no vale decir “ay, pero todos nos equivocamos”, porque para mi caso la frase no aplica. Vamos a ponerlo en números, si el 99% de la gente se equivoca 4 de 10 veces, porque más allá de que el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces, aprende de sus errores. Entonces yo soy un alien (siempre lo sospeché), porque no solo tropiezo con la misma piedra más de dos veces si no que de 10 veces me equivoco 8, es decir que me equivoco 4 veces más que la mayoría de la gente. Y eso que soy relativamente jóven, si sigo así, cuando tenga 40 voy a ser la responsable de que los aliens vengan a matarnos.

Todavía no me decido, ¿será por lo torpe que soy o porque no sé regular las cosas que me pasan y me emociono demasiado? De esto hablaré en el próximo post.

De todas formas, estoy convencida de que no estoy sola, y allá afuera hay gente que vive cagando las cosas más de lo normal. Para ellos y para mi desarollé un gran invento, medio invasivo, pero genial: El chip 404 (incluye implante y software).

 

Esto es así, primero se hace una consulta de más o menos dos horas con nuestros especialistas, en la que se hace un checkeo médico, para verificar que está todo medianamente bien con tu cabeza y tu cuerpo resista el chip, ya que no es apto para mujeres embarazadas, personas con problemas cardíacos, orgullosos, egocéntricos y rencorosos.

Si pasas la primer etapa, vas a la segunda, donde te juntás con un montón de nerds locos con ganas de conquistar el mundo, para que juntos programen tu chip, cada persona es distinta y suele cagarla en distintos aspectos. Yo por ejemplo, tengo una tendencia muy marcada a equivocarme con la gente, otros se mandaran cagadas todo el tiempo en su trabajo, no sé.

Una vez que tu chip ya sabe reconocer en que aspectos de la vida solés equivocarte una y otra vez, empieza la última etapa en la que te implantan el chip, en la nuca.

¡No se asusten!

¿Qué hace el chip? Fácil, te ayuda a no equivocarte tanto.

¿Cómo? Te da pequeños shocks de electricidad cuando te mandas una cagada, de esta forma, si te vas a mandar una cagada, vas a pensarlo dos veces antes.

¿Cuáles son los riesgos? Hay una lista interminable, acá van los más importantes:

  • Que nunca aprendas (como me pasaría a mi) y los shocks te maten o te vuelvan re re loco.
  • Que no te animes nunca a nada.
  • Que te vuelvas una máquina de hacer todo bien y jamás aprenderías algo nuevo.

En definitiva, estarías dejando de vivir.

Esta es la primera vez que invento algo y lo guardo bajo llave porque hace más mal que bien. Gracias a una nota que publicó Lifehacker el Jueves, en un gran intento de ponerle un poco de optimismo a mi vida, me di cuenta de que, es cierto que me equivoco más veces que la mayoría de la gente y más de una vez cometo los mismos errores, eso me da la pauta de que hago algo por lo que siento y pienso, soy inquieta, me muevo, me arriesgo y lo más importante es que el miedo a equivocarme, muchas veces me hace más lenta, pero no me paraliza :)

No soy un cáctus aburrido en el medio del desierto.

Así que si sos como yo y formás parte de ese 1% que se equivoca constantemente, no te preocupes, porque aunque no lo parezca, equivocarse es cool y quien te dice, capaz mañana cuando seamos viejitos terminamos siendo como él.

Share

Recommended Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *