#Acasedona: análisis y reflexiones

acasedona

Volvía caminando del trabajo pensando en un montón de cosas y entre todo ese mar de pensamientos desordenados y torpes, pude pescar este: “Creo que es bastante necesario hacer una bajada *escrita* sobre lo que fue el proyecto relámpago de acasedona.com.ar, ¿no?” Porque pasa que este proceso siempre lo hago en mi cabeza, lo internalizo, pero nunca lo comparto, ni lo escribo, no sé bien por qué (fiaca ¿quizás?), pero quizás se pierden muchas cosas al no hacerlo.

Así que vayamos directamente al grano.

Pensé en repasar cronológicamente el proyecto, para poder atacar con precisión todas sus fases, desde que fue un intercambio de tweets con alguien que no tenía idea quién era (¡hola @rusosnith!), hasta que terminamos en lo de @martujohansen filmando una nota los 4 miembros del equipo sobre el proyecto para el canal de youtube de la Ciudad de Buenos Aires, pasando por todos sus diferentes estadios. Voy a intentar no excederme mucho porque, por lo general, los análisis, cuando son muy largos me tienden a aburrir y pienso que nadie los lee, así que seré breve (o eso intentaré).

¿El momento justo o un buen par de anteojos?

Parece joda la sucesión de eventos que se dió, pero todo empezó el 12 de agosto del 2015 (si lo digo así suena más épico, ¿no?), cuando Martina me habló por Facebook para decirme esto:

image

Yo, genia galáctica, había contestado “si, pero”, dejando la conversación ahí colgada porque me gusta tirar misterio.

Mentira. La dejé ahí, porque justo me llegó una notificación de twitter:

image

Boom. “Ta, vamos a ponerlo en marcha”. Pensé. Pero antes de llegar a la parte de la acción, me parece muy importante analizar un aspecto obvio (para mi) del nacimiento y gestión de la idea.

Esto, creo yo, muchos lo entrenamos tanto que ya sale natural, pero no viene nada mal repasar el proceso, que básicamente responde a una pregunta que suele escucharse mucho ¿y cómo se te ocurrió xxxx? Como si las ideas se materializaran en la cabeza de uno por arte de magia, lo que claramente no pasa (tiremos abajo ese mito).

Como dije antes, es un entrenamiento, en donde se realizan 3 procesos mentales al mismo tiempo:

  1. Análisis del contexto.
  2. Se detecta una necesidad.
  3. Se plantea una solución acorde. (idealmente simple, de implementación rápida y fácil)

Creo que tanto Andrés, Martina y yo, al menos inconscientemente, pasamos por este proceso.

  1. Contexto: lluvias > inundaciones > caos > ayuda > donaciones.
  2. Necesidad: Información sobre donaciones presente en redes sociales > muy dispersa. Consecuencia > el nivel de dificultad para ayudar, aumenta y la desinformación también.
  3. Solución: Concentrar centros de donaciones e información en un mismo lugar > aumentando el nivel de participación ciudadana,en dos niveles, el solidario y el informativo.

En marcha a toda velocidad

Ya teníamos todos los “si” a dentro. Nos empezamos a seguir con Andrés y le había escrito un DM para ver que onda.

Lo primero que teníamos que encontrar era un dev que se cope. Rápido. Ya. Ahora. O el tiempo se iba a pasar. Y no solo eso, había que tener súper en claro qué decirle al dev para que empiece a laburar.

Eran como las 10 de la noche. Le escribí a Martina. Martina empezó a buscar.

Sabía que tenía que ser alguien (keyword) comprometido con la causa y que labure rápido, alguien que conozca. Abrí Facebook y para las 12 estaba hablando con Ale.

Le conté en tres o cinco oraciones como era el proyecto y me dijo que se copaba.

A las 3 am ya tenía el 80% del código listo.

Al otro día ya estábamos todos re manijas.

Lo primero que hice cuando me desperté fue armar un GDoc, relevar más o menos el proyecto (en qué consistía), dividir el proyecto por áreas (diseño y programación) y plantear las instancias (qué teníamos, qué faltaba) y dividir tareas.

Después cada uno accionaba por su lado o en mini equipos (Ale + Andrés o Martu + Celes) e iban completando el documento si faltaba algo.

Y así lo trabajamos desde que nos levantamos hasta las 9 de la noche aproximadamente, que fue el horario de lanzamiento. Lo queríamos lanzar más temprano, pero como dijo Andrés “lo perfecto es el enemigo de lo YA”. Y pensándolo en frío, creo que estuvo bien.

De nuevo, me parece importante repasar algunos puntos que parecen obvios, pero que se suelen olvidar muy seguido y hacen al éxito o al fracaso de un proyecto, ya sea “relámpago” como este o de mayor envergadura (ponele):

  • Alguien del equipo (mejor si es todos) tiene que tener súper en claro la idea y el norte de la misma. Cuando hablo de claridad me refiero a que si la idea es A, B y C tiene que saber todo lo que implica A, todo lo que implica B y todo lo que implica C.
  • Cuando cada parte de la idea está definida y se conoce, entonces se puede hacer un desglose más fino de tareas y asignarlas es más fácil. Cada uno tiene un rol en el equipo y el trabajo de cada miembro encastra casi perfectamente con el del otro. Es hermoso formar parte de eso y verlo también :’).
  • La comunicación es todo siempre y tiene que ser constante (más si no se conocen entre ustedes :P).
  • Tener todo documentado en un mismo lugar es muy importante. Siempre. No importa mucho si es desordenado o no, alguien siempre lo puede ordenar y poner prioridades. Pero siempre, siempre, tiene que estar todo documentado, porque si alguien se pierde, ya sabe dónde ir a buscar ayuda sin necesidad de consultarle al resto (¡autonomía FTW!). Y si el documento es colaborativo y puede crecer en base a notas de todo el equipo, mucho mejor.
  • Si el tiempo nos corre, está buenísimo agregar cosas y features, pero primero hay que terminar A, B y C. Después vemos si seguimos con D (quizás hasta descubrimos que no es necesario).
  • A veces es mejor retrasar la salida y salir con un producto funcional, no perfecto, pero funcional, antes que salir con algo que tenga agujeros por todos lados.

Soy de las que piensan que “una buena idea mal implementada, es una mala idea”. Y lo confirmo todo el tiempo.

Sale con fritas

El lanzamiento fue una locura.

Con Martu nos habíamos encargado de darle un poco de difusión pre lanzamiento, sumado a la ayuda de nuestros amigos y conocidos, fue todo de diez.

Escribimos una gacetilla de prensa y tuvimos un ahá moment: en vez de andar pasándola por mail, la colgamos directamente en el footer del sitio. Lo cuál creemos que le facilitó la tarea a muchísimos medios que levantaron el sitio como nota y nos ayudó a nosotros con la difusión. Win-win situationpara todos.

Y para la madrugada, C5N ya lo estaba mostrando en un programa.

Ah, pero eso no quería decir que no tuviésemos que seguir trabajando en el sitio.

Armamos lo que sería la fase dos, con una mecánica similar a la que trabajamos antes. Escribimos en el GDoc (que ya era como nuestra biblia) qué faltaba, le pusimos prioridades y le dimos para adelante. Así podíamos mejorar los pequeños errores que no llegamos a cerrar por cuestión de tiempos.

De hecho, acasedona.com.ar, tuvo dos versiones:

La versión 1:

image

La versión 2:

image

Hasta tuvimos tiempo de hacer un mini CMS para editar los lugares que se cargaban, eliminando aquellos que estaban mal cargados.

Datos

Fun fact: Casi nos olvidamos el código del google analytics y el FAV ICON. Pero por suerte, no pasó (fiuu).

Al día de la fecha, tenemos cargados 431 lugares de donaciones. Así se fueron agregando al sitio

Del 13 al 16, tuvimos estas cantidades de visitas en el sitio. ¿Mal? ¿Bien? No lo sé, la verdad es que si me pongo a pensar que *salio en la tele* y tuvo bastante cobertura de prensa ¿quizás las visitas fueron bajas? No lo sé a ciencia cierta.

image

Me parece muchísimo más interesante analizar qué fue lo que pasó con el hashtag #AcaSeDona.

Colgué un toque en hacer esto, entonces las métricas que tengo son desde el 15, pero sirve igual:

 

image

Creo que fue bastante mejor que el analytics del sitio y, si considero que que faltan fechas, mejor todavía ¿no?

Pero con el hashtag pasó otra cosa que me resultó medio flashera:

image

Cuando analizamos contexto, detectamos la necesidad y planteamos una solución, dije “Concentrar centros de donaciones e información en un mismo lugar > aumentando el nivel de participación ciudadana,en dos niveles, el solidario y el informativo”.

Bueno, creo que otro punto importante, fue, entre muchas comillas, la construcción de marca que hicimos.

No hay casi nada librado al azar: Discutimos desde el nombre, pasando por el logo, hasta la iconografía.

¿Hubiese tenido el mismo impacto el mapa si en vez de poner paquetitos simulando las donaciones que se llevaban a cada lugar o estaban en cada lugar, dejábamos el pin por defecto de google maps? Quizás si… yo digo que no, que le hubiese faltado algo, porque parte de la identificación y empatía que el sitio le genera al usuario no hubiese estado.

¿Hay cosas mejorables? Seguramente, pero para ese momento, ya habíamos construído algo tan fuerte y pegadizo, que creo que terminó trascendiendo un poco al sitio, convirtiéndose en un “mini movimiento” solidario.

Hoy sirvió para ayudar a quienes sufrieron por las inundaciones… mañana la herramienta se recicla y podemos reutilizarla para otra causa, con el mismo fin ayudar + donar, aunque la esencia es la misma. ❤

¿Cómo probamos la efectividad del mapa? Es casi imposible y nos lo preguntamos más de una vez, hasta que leímos este tweet:

Conclusiones

  • Es importante analizar el contexto en el cual vamos a desarrollar el proyecto, detectar una (o la) necesidad y plantear una solución acorde.
  • Es importante tener en clara la idea, conocerla de la A a la Z, conocer cada parte para poder comunicarla bien al equipo y trabajar por tareas.
  • Unámonos a la religión de la documentación, nos salvará de la desgracia, el pánico y siempre estará ahí para ayudar cuando no sepamos como seguir.
  • No sé programar, no sé diseñar. ¿Es requisito SABER hacer esto? No creo. Pero si creo que es requisito ENTENDER algo de programación y de diseño, no sé, los límites, qué si, qué no, etc.
  • La comunicación es lo todo entre las partes del proyecto. Siempre. (y cuanto más fluida sea mejor).
  • “Lo perfecto es el enemigo de lo YA”. Mejor bancarla y sacar algo bueno y funcional, antes que apurarnos y sacar un colador.
  • Es importante pensar un poco cómo trabajamos “la marca” de nuestro proyecto, por más tonto que parezca en el momento o por más que cueste. No hay que dejar nada librado al azar, porque nada es porque si.
  • Creo que está bueno que las herramientas sean los suficientemente flexibles como para ser reutilizadas. acasedona.com.ar, unió a mucha gente con el fin de ayudar a los damnificados para las inundaciones. Quizás mañana pueda unir a muchísima gente para ayudar a otra causa, no lo sé… pero la plataforma es lo suficientemente versátil como para permitir ese cambio.

Una de las cosas más valiosas y curiosas que encuentro en cada proyectito que hago, es que en general, no le veo la cara a ninguno de los miembros del equipo con los que trabajo y hay una coordinación muy particular. No sé bien a qué se debe, pero me parece, mágico.

El otro día me crucé con esto en code.org (facebook) y me pareció, no solo un buen cierre para este post porque básicamente resume mucho de lo que pienso, sino porque además, Susan me cae de pelos.

 

image
Share

Recommended Posts

I-O

March 15, 2015

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *